LIBRO: CUANDO NOS VOLVAMOS A ENCONTRAR

Historia de Andrea Rodríguez y Pablo Ráez

Una lectura que dentro del dolor que se siente mientras avanzas en la historia del 2016 al 2017, los mensajes poderosos están presentes continuamente.

Te conocí Andrea sin saber tu pasado ni quien eras, pero a los pocos días me abriste las puertas de tus recuerdos y descubrí que eras aquella chica de la que tantas veces me acordé mientras seguía de refilón lo que fueron los últimos meses de @sr.raez . Reconozco que me mantuve alejada, tampoco era mi mejor momento anímicamente, y aunque Pablo nos regalaba lecciones y señales para seguir en esta vida, preferí mantenerme al margen.

Leer un libro conociendo a los protagonistas cambia totalmente la implicación emocional y las imágenes que involuntariamente se crean en la mente. Todo cobra vida, y la alegría se siente más fuerte y la tristeza se torna desgarradora.
Y aunque todos sabíamos el final, fue bonito sumergirme en el amor tan puro que había entre vosotros dos @andrearodriguezom . Qué duro todo lo que viviste y qué mágico a la vez. Qué suerte haberos cruzado gracias a seguir las pistas que os dejaba el destino y, ¡qué alivio que Pablo te conociera!. Un regalo conocer a Pablo y su naturalidad ante el amor, afortunada de haber sido la escogida para experimentar esa belleza de adoración que sentía por ti Andrea.

Recomiendo esta lectura a todo el mundo, aunque reconozco que hay momentos dolorosos, pero no deja de ser un reflejo de la realidad. La vida es así.

Algo me empujó a comprarme el libro antes de mi viaje a Marruecos en mayo. La mitad de la lectura la hice en Merzouga y Marrakech (Marruecos), lugar donde te conocí y nos descubrimos, y donde parte de tu corazón y esencia residen anclados en tu presente. Así que leerlo allí me hizo estar más cerca tuyo.
Y algo me dice que en esa tierra hay algo que te despierta parte de la sustancia del gran amor que había y hay entre vosotros dos. Estoy segura que parte de Pablo vive en esas dunas, en la suavidad de la arena del desierto, en su silencio y en la preciosa luz azul del cielo.

Gracias por contarnos esta historia de amor.

P.D. y cuando os volváis a encontrar, volverlo a compartir.

Deja un comentario

Cerrar menú