Serie «Por 13 Razones»

Ayer acabé de ver la serie de Netflix «13 Reasons Why«.Por 13 Razones

En un escenario adolescente americano de marginados y populares se desarrolla esta macabra historia. Sin desvelar mucho sobre el secreto de la serie, me gustaría hablar sobre ella.

En algunos momentos me sorprendía manteniendo el interés en seguir las tramas que forman más parte de mi época con «Al Salir de Clase». Pero el mensaje que se escondía detrás de esas historias me llamaba fuertemente la atención. Y es que es la realidad de gran parte de los institutos y de esta época de la vida que todos los adultos hemos tenido que pasar.

Adolescentes:

Un proyecto de adulto en un cuerpo desarrollándose física, mental y emocionalmente. Un desconcierto en el que solo tus iguales puede que lleguen a comprenderte. Los padres pasan en parte a ser seres desconocidos que no entienden tus enfrentamientos con la vida y tu entorno. Maldades que se llevan a cabo y se encubren. Descubrir la sexualidad y tu sexualidad sin ayuda. Los primeros amores y las primeras responsabilidades. Demasiado para gestionar. Y ahora añadimos las poderosas armas como son las redes sociales y los teléfonos móviles.

Nuestros jóvenes necesitan más apoyo del que creemos, demasiada estimulación exterior para tanto movimiento interior. Poseen para escoger un abanico de objetos, ofertas y libertades.

Especial atención en aquellos adolescentes:

  • Muy retraídos13-reasons-why
  • Llegan nuevos a una ciudad
  • Muestran gran sensibilidad en sus escritos, artes plásticas
  • Tienen algún rasgo físico objeto de burla
  • Los que se creen por encima del bien y del mal
  • Los que muestran una posible orientación homosexual

Y podría seguir, ya que es una época delicada y muy intima.

El suicidio existe y estará entre nosotros. Es fácil quitarse del medio cuando ya sientes que eres invisible: vives sintiendo que parte de ti ya ha muerto. No todos los seres humanos tenemos los mismos recursos y la misma manera de sentir ante la vida, así que padres y profesores, tenéis que estar atentos y mostrar que estáis ahí sin ninguna presión. Lanzar mensajes de apoyo, regalar amor, abrazos y guiños. Nos necesitan, todavía son mitad niños en un mundo de exigencias. Y por desgracia algunos deciden irse cuando sienten que molestan a sus padres, compañeros y aceptan que reparar sus actos y ser como los demás quieren, es algo que creen que será imposible de conseguir.

 

CONDUCTAS COMPENSATORIAS para tapar el dolor y ser reconocido por un colectivo:

  • Adicciones: olor a alcohol, tabaco, marihuana, atracones de comida, vómitos (vigilar los que escucháis en los baños y las caras al salir), esconder comida en la habitación para ser tirada o ingerida, exceso de citas románticas.
  • Descenso de las notas en clase
  • Fantasmillas por el pasillo de casa
  • Abandono de las actividades extra escolares
  • Expresiones faciales y corporales de tristeza.
  • Mutismo
  • Pesadillas
  • Cansancio
  • Dificultad para ir a la escuela/instituto/universidad
  • Aislamiento
  • Exceso de seguridad en uno mismo
  • Forzarse a ser alguien que no es
  • Querer agradar demasiado a los demás
  • Ver a la autoridad como los grandes enemigos (padres, hermanos mayores, profesores, policía)
  • Libre y excesivo acceso a Internet y al teléfono

 

Si detectáis alguno de estos temas, PROHIBIDO:

  • Castigar sin un razonamiento
  • Gritar
  • Menospreciar
  • Decir que con 18 podrá hacer lo que quiera
  • Obligar
  • Pegar
  • Ignorar
  • Perseguir

 

¿Qué hacer?

Recalcar que a veces en la adolescencia reluce todo lo que ha sido mal gestionado durante la infancia. Esto hará que sea más complicado. Puede que ese comportamiento sea consecuencia de experiencias de la infancia.

Padres, sobre todo mostraros como referentes de seguridad y autoridad desde el respeto hacia otro ser que tiene menos experiencia de la vida pero no que sepa menos. Ante todo es su vivencia y él/ella conoce a la perfección que está sucediendo. Aunque a veces parezcan perdidos. 

De primeras debéis observarlos cómo es su mirada, su postura corporal, la frecuencia en que se encierran y se aislan, su capacidad para comunicaros sus alegrias y sus penas, su día a día. Algunos son más introvertidos que otros, es normal.

Decir que nunca os avergonzaréis de nada de lo que haga, que está aprendiendo a ser él/ella misma como vosotros hicisteis años atrás. Que todos aprendemos de errores y aciertos. Que estaréis ahí para apoyar sus decisiones y aportar (no obligar las vuestras y rechazar las suyas) otras opciones, 3 cabezas son más creativas que 1.

Practicar todos los días los cimientos de la confianza, de la autoestima y la comprensión. Felicitar, besar y abrazar. Todo esto creará un ambiente familiar en armonía aprendiendo a ser un equipo.

Si queréis más ideas, podéis poneros en contacto conmigo.

La adolescencia requiere extra atención y los padres sois fundamentales.

P.D. Si algún adolescente o joven ve esta serie, sería conveniente que fuera con un adulto y realizar una especie de coloquio a posteriori para comprender el mensaje de denuncia, no para obtener ideas y regocijarse en el drama.

Todo empezó con esa maldita sonrisa

 

Deja un comentario

Cerrar menú