Actividades para aprender a ser más organizado

A continuación del anterior post, en este se ofrecen ideas para llevar a cabo el trabajo de la organización. Es importante que se haga en forma de juego y de manera amena y divertida.

 

Establecer juegos (estrategias) para aprender a ser organizado

Esta parte la creáis la familia, es necesario que las dos partes estén implicadas en el proceso de aprendizaje. Los protagonistas serán ellos y los supervisores-adultos-responsables seréis vosotros los padres.

Ideas:

  • Establecer rutinas en intervalos de tiempos:Números grandes

¿Cuándo? Al levantarse, antes de irse a dormir, a la llegar de la escuela…

Material: Números grandes y vistosos. Se colocaran los números en el lugar o al objeto donde se tiene que hacer la acción.

NúmerosEjemplo: Por la mañana; el 1 estará en el lavabo, y cuando haga la actividad recogerá el número y lo dejará en un lugar
preestablecido donde los guardaréis. Después, el 2 estará encima de la ropa, y querrá decir que debe vestirse. El 3 encima de la bolsa, querrá decir que tendrá que guardar el almuerzo. El 4 en la mesa de la cocina para almorzar, etc etc etc. Recomiendo que la creación de los números sea artesanal y la actividad conjunta entre padres e hijos.

¿Cuándo poner los números? Antes de irse a dormir preparar los números para la mañana siguiente. Antes de salir de casa, preparar los de la tarde. Y al acabar los de la tarde, preparar los de la noche. Esta planificación ya implica organización y responsabilidad. Al comienzo lo haréis juntos, lo acompañaréis y a medida que vaya aprendiendo el hábito lo iréis dejando solo. El objetivo es que sus conexiones neuronales creen un programa de hábito a través de la repetición, y con la constancia y perseverancia se acabará transformando en un aprendizaje automático.

  • TABLA DE TAREASVisualización de las actividades:

Material: un tablón o pizarra o cartelitos.93699558f0cc8980e3f0e29e46cdd589

Indicar las actividades que debe hacer. Marcar y señalar una vez se han llevado a cabo. Sería como una agenda pero con un orden establecido y en un lugar fijo. Para  niños que saben leer se puede hacer por escrito, y para los más pequeños con dibujos.

 

 

 

DESGLOSAR

 

  • Trabajar la organización:

Material: Folios o cartulinas de colores. Rotuladores y colores. Tijeras.

Crear fichas con dibujos o palabras desglosando una actividad o un intervalo de tiempo. Recortar cada secuencia en fichas y jugar a ordenarlas. Mientras hacen los dibujos toman conciencia y empiezan a integrar el significado del orden.

 

 

CREAR UNA CANCIÓN

  • Recoger los juguetes o la habitación:

Crear una canción para el momento de recoger los juguetes o la habitación. A los más pequeños les gusta crear canciones, a los más grandes se puede escoger una canción que suene cuando llega el momento «tidy up». La música es la substituta de vuestras voces o “gritos” (Mary Poppins’ style).

oRDENAR

Estas son algunas de las ideas que pueden ayudar a que los niños aprendan a valorar y experimentar los beneficios de ser organizados; como es el bienestar personal y la alegría que provocan en los padres. Sobre todo, importante, trabajar las sensaciones y las emociones que sienten cuando son organizados y lo contrarias son cuando se dispersan. Observar las causas y consecuencias.

Es cierto que hay niños que les cuesta muchísimo seguir un orden, y se pierden por el camino con otras actividades, en estos niños es con los que más se tiene que trabajar y más paciencia se debe tener.

Aconsejo que las primeras veces que se ponga en práctica el arte de la organización, los padres jueguen con pequeñas recompensas, al estilo “perritos” (ya me entendéis). Recompensas verbales a cada subobjectivo cumplido (Ej. vestirse con todas las prendas de ropa, y seguidamente preparar la bolsa). Y para el objetivo final alguna recompensa como su galleta preferida o una super abrazo, beso y felicitación.

A los hijos se los tiene que animar y estimar siempre, es un refuerzo extra por el proceso de aprendizaje que empezarán a realizar. Muchos niños, desgraciadamente, acaban aprendiendo que sólo los quieren, les prestan atención o reciben premios si actúan correctamente, y el amor en los hijos es incondicional.

Si tenéis cualquier idea, será bienvenida. Entre nosotros nos podemos ayudar a mejorar la educación de nuestros hijos y mejorar la calidad de vida de nosotros, los padres y de ellos .

MIriam Aparicio

Deja una respuesta

Cerrar menú