Como ayudar a nuestros hijos a ser más organizados

Nuestros hijos a menudo van perdidos con la organización, y antes de continuar con el post, primero os querría plantear que os paréis a pensar y os observéis a vosotros mismos desde fuera. A veces pedimos a nuestros hijos actitudes que nosotros mismos no mostramos.

  • Si la respuesta es que vosotros os consideráis organizados y ordenados, seguid leyendo el post como padres que quieren aprender aspectos nuevos por la educación de sus hijos.

 

  • Si la respuesta es que os habéis dado cuenta que vuestros hijos simplemente están imitando lo que ven y aprenden en casa, entonces leed el post desde la persona y después como padre.

A este último grupo de padres, os invito a que hagáis este aprendizaje conjuntamente con vuestros hijos, y lo  manifestáis abiertamente que iréis paralelamente en este proceso y que conseguiréis el objetivo conjuntamente.

¿Cómo hablamos con nuestros hijos?

Lo primero es es hablar con vuestros hijos. La educación tradicional nos marca que aprendemos de lo que nos enseñan y lo que nos explican, pero hay otra vía mucho más eficaz que es la de hacer preguntas y que ellos mismos encuentren las respuestas. Es cierto que según la franja de edad habrá preguntas que serán más complicadas que contesten con coherencia, de todos modos, los niños son muy inteligentes y encuentran formas y maneras de hacernos llegar su mensaje.

Ideas parDesorganizadoa los padres que quieran trabajar la organización de los hijos:

  1. Encontrar un momento con vuestro hijo para sentaros y hablar sobre el tema de la organización:

¡Importante! Esta conversación debe separarse de cualquier situación precedente que os invite a llevarla a cabo. Ejemplos; Una habitación totalmente desorganizada o una mañana desesperante donde el niño se levangta y a medio vestir se pone a desayunar, y al mismo tiempo se levanta porque se acuerda que tiene que meter un libro en la mochila.

La cita la tenéis que acordar entre los adultos y los niños o cuando el niño esté tranquilo invitarlo a iniciar la charlar en un lugar neutro.

2. Una vez estáis sentados, se le plantea el tema sobre la importancia des organizado:

Preguntáis que os defina qué es la organización para ellos. En este punto sabréis realmente qué es para vuestros hijos la organización. Más de uno de vosotros os sorprenderéis de los diferentes significados que damos cada ser humano a las cosas. Aquí entre los dos podéis llegar a consensuar qué es la organización.

¡Importante! Dejar que el niño rebusque por su cabeza y acabe dando su propia definición.

3. Buscar ejemplos reales e hipotéticos de desorganización y organización. Nombrar los pros y contras de cada uno:

Cómo se siente el niño cuando hay organización en su vida y cuando no hay.

Cómo se siente el padre o madre cuando ellos mismos son organizados y cuando no (recordd que vosotros sois su gran modelo a seguir).

Aparte añadiría un refuerzo por parte de los padres, mencionando como os sentís vosotros cuando los hijos son o no organizados.

En el siguiente post, encontraréis actividades para reeducar esta falta de organización a través de actividades visuales y artesanales en vez de gritos y malos ratos.

Miriam AC

Deja una respuesta

Cerrar menú